RECIEN NACIDO


Lina Fernada Díaz Sánchez [1]
Marión Carolina Castillo Aguirre [1]

CUIDADO DEL RECIEN NACIDO CON VIH

El periodo neonatal, por ser el de mayor morbilidad de la infancia y por su carácter de transición entre la vida intrauterina y extrauterina, es uno de los que se requiere mayor atención, es por esto que es importante que usted no se olvide de explicarle los cuidados diarios básicos que requieren los recién nacidos infectados por el VIH, con el fin de mejorar la calidad de vida tanto de la madre y la familia como la del niño.

Todos estos cuidados son con el objetivos de que el recién nacido pueda superar con éxito su primer paso hacia la independencia y los padres han de reorganizar su vida para atender al nuevo miembro de la familia, sin poner en juego su estabilidad personal y familiar. Usted como profesional de la salud a cargo de brindar toda la información requerida por parte de ellos para obtener el mayor beneficio para su bebé, y por la continuidad de la atención que presta, asume la responsabilidad de facilitar la adaptación de los padres al bebe y de estos a la nueva situación. También se ocupa de la detección precoz de complicaciones.
Es muy importante que usted no olvide dar las siguientes recomendaciones, que son las pautas de cuidado diario de ese ser y además ofrezca información sobre las dudas que estos puedan tener:
  • Recomendaciones para el cuidado diario
    Pregunte al médico pediatra o a la persona a cargo de la atención del recién nacido sobre citas médicas, controles, terapia antirretroviral y exámenes médicos, con el fin de tener una mejor adherencia al tratamiento y lograr de manera temprana un control de la infección.
También es importante explicarle los medios de transmisión del virus y hablarle de los mitos acerca de la transmisión, para que los padres no se angustien y entiendan cuales fluidos corporales no lo transmite como la orina y las heces, y por lo tanto realicen actividades de cuidado diarias como el cambio de pañal como una actividad sin riesgo, salvo que estas contengan sangre.
  • Alimentación
El niño necesita estar bien alimentado para crecer y combatir infecciones. En el caso que exista un retraso en el crecimiento, consúltalo con el pediatra. Una buena alimentación les ayudará a ambos a estar fuertes y tener energía. El médico te puede indicar cuáles son los mejores alimentos.
Es común que el recién nacido tenga un color amarillento, es que su hígado todavía no está maduro, y a medida que recibe la alimentación el mismo realiza sus últimos ajustes. Enséñale ta terapia de sol.
El bebé se la pasa durmiendo, y prácticamente se despierta sólo para alimentarse. Por eso no sólo es importante la alimentación que reciba, sino el afecto y protección que le transmitas en el momento de alimentarlo, ver más adelante.

Como el bebe precisa alimentación con fórmula es importante hacer énfasis en la higiene en la preparación. Las chupas y el biberón deben estar muy bien esterilizadas, lávarse las manos con precaución antes de preparar la fórmula, y explicar que el bebé exigirá que lo alimenten cada tres o cuatro horas, incluso en la noche, por lo que el sueño de los padres será interrumpido varias veces.

Es común que el bebé pierda de peso los primeros días de vida. Pero pasados estos días tu bebé debe aumentar de peso. Si es así, es que todo marcha bien. Es importante la consulta mensual que haces con el pediatra, para que controlen su peso y tamaño, si hay algo que no está bien, el médico te lo hará saber.
  • Vómitos
Con respecto a los vómitos, son normales en un bebé, si no se repiten demasiado. Es común que los bebés regurgiten luego de comer. Pero lo normal es que a medida que el bebé crece, la tendencia a vomitar disminuya, si no es así, consulta con un médico. Este no se convierte en un fluido de riesgo biológico siempre y cuando no contenga sangre, razón por la cual pueden realizar la limpieza de su bebe sin temor.
  • Deposiciones
Es importante que expliques a los padres las características normales de las deposiciones como la cantidad, el color, la frecuencia y cuando debe consultar al médico:
Las primeras deposiciones del bebé serán viscosas, de color verde oscuro, se llaman meconio. Se forman en el intestino antes de que el bebé nazca. Para el segundo o tercer día las heces comienzan a variar, dependiendo de la alimentación.
Lo común es que defeque luego de cada alimentación, aunque a veces no es así, y pueden estar varios días sin defecar, esto también es común.
Las heces de un bebé alimentado con leche materna o fórmula son verde amarillento, pastosas. Si la consistencia es dura, debe consultarse al medico, quizás el bebe este estreñido.
Si el bebé tiene diarrea te darás cuenta porque sus deposiciones son más liquidas y con más frecuencia, y debes consultar con el medico. Debes prestar atención a la higiene en la alimentación, sobre todo si tu bebe es alimentado con formula. Además las heces del bebé se pueden limpiar normalmente sin convertirse en riesgo biológico si no presentan sangre, razón por la cual el cambio de pañal puede realizarse normalmente.
  • Flemas y mocos
Es común que los recién nacidos tengan flemas, por lo que te será muy útil tener una pera, con la que podrás extraer delicadamente las flemas, para ayudarlo a respirar sin dificultad. Debes tener muchísimo cuidado, es una maniobra que requiere mucha delicadeza. Se la coloca apretada y despacio por la boca, llegando a la parte detrás de la lengua, la sueltas lentamente, y la pera aspirará las flemas. El bebé debe estar de lado. Si te da miedo hacerle daño a tu bebé con este procedimiento, lo mejor es que consultes a un pediatra y el te enseñe cómo hacerlo.
Los recién nacidos, no saben respirar por la boca, por lo tanto es importante que su nariz esté libre de mocos. Una buena manera de extraerle los mismos es después el baño, cuando los mocos están mas blandos y no adheridos, aspirarlos con una pera delicadamente. No uses bastoncillos, ya que los meterás mas en vez de sacarlos. Si el bebe tiene la nariz muy congestionada, llama al medico, y pregúntale que hacer, ya que quizás en el intento de ayudarlo, lo perjudiques, y recuerda, los bebes no saben respirar por la boca.
  • Ombligo
Tu bebé tendrá la ligadura en el ombligo aproximadamente una semana, entre 5 a 10 días, y se caerá sola. No se debe mojar bajo ningún concepto, solo debes limpiarlo diariamente con alcohol, y una vez que se haya caído, debes limpiar el ombligo con agua y un jabón neutro. Mientras el bebé tenga la ligadura, debes prestar atención a que el ombligo esté siempre seco, sin sangrado, sin secreciones o mal olor. La piel alrededor del mismo no debe estar roja. Si percibes que algo no está bien con su ombligo, acude a un pediatra, porque puede tener una infección y precisará una atención especial.
  • Higiene
La higiene de tu bebé también es muy importante. Los bebés se pueden bañar desde los primeros días, siempre teniendo mucho cuidado de que el nivel del agua no llegue al ombligo. Otras madres prefieren que se les caiga el ombligo antes de sumergirlos.
Pero aunque no lo sumerjas debes ingeniártelas para higienizarlo, con un algodón, o un paño de algodón muy suave. El jabón que uses se aconseja que sea neutro, sin perfumes ni ningún tipo de agregados, ya que estos componentes pueden irritar la piel delicada y sensible del bebé. Debes quitarle el jabón por completo.
La cavidad oral del bebé debe ser limpiada después de cada comida, con una gasa y agua con bicarbonato de soda o agua sola en pequeña cantidad, no se aconseja usar cremas dentales, ni otras soluciones, esto con el fin de evitar la aparición de lesiones en la mucosa de la boca y encías del bebé.
Cada vez que defeque debes cambiarlo y limpiarlo, no lo dejes sin cambiar, ya que la materia fecal suele causarles dermatitis por contacto con el pañal (pañalitis), incluso heridas. Y aunque no haya defecado, si el pañal está demasiado mojado, debes cambiarlo también. Trata de que tu bebé este siempre seco. Se recomienda que cada vez que le cambies los pañales uses agua tibia que será inocua para su piel, ya que algunos productos de limpieza, aceites o cremas están contraindicados en los bebés pequeños.

NOTA: No se aconseja el uso de talcos, puede haber riesgo de aspiración y causar daño en sus pequeños pulmones. En el caso de las niñas, los genitales deben limpiarse de delante hacia atrás para no arrastrar hacia la vulva las bacterias de la zona anal. En los niños, el pene y los testículos deben limpiarse sin hacer retroceder el prepucio.
  • Uñas
Es importante que las uñas del bebé estén cortas, para evitar que se rasguñe y lastime. Lo más práctico es cortarle las uñas cuando el bebe esté dormido, ya que estará bien quietito y podrás manipular sus pequeños deditos con comodidad, el ni se enterará. Hazlo con mucha delicadeza y cuidado.
  • Ropa
La ropa que debe usar tu bebé debe estar lavada con jabón neutro. No uses otro tipo de productos ya que pueden provocarle alergias o irritación. Los bebés recién nacidos suelen tener dificultad en controlar su temperatura corporal, por lo que deben estar adecuadamente abrigados pero no en exceso. La mejor ropa que puede usar tu bebé es de algodón, la lana suele causar irritación.
Se debe tener mucho cuidado con el sol, protegerlos mucho, sobre todo la cabeza y la cara. No olvide explicarle a los padres, que la ropa del bebe no requiere ser lavada a parte de la otra ropa con productos desinfectantes, ya que estos antes le podrían causar alergias e irritación y el sudor del bebe no es una fuente de infección.
  • Contacto
Mas allá de todos los cuidados físicos, también es muy importante el contacto físico que tengas con él. Tu calor y el sonido de tu corazón, lo reconfortarán y se sentirá protegido y seguro, de la misma manera que cuando estaba en el vientre materno.

Es importante que esté tranquila, tus cuidados y atención le transmitirán amor, confianza y seguridad. Y si tu estás tranquila y feliz, lo más probable es que él también. Es importante todo lo que le transmitas, favorecerá en su desarrollo y personalidad.
Háblale, cántale, mímalo, pero tampoco lo protejas en demasía, lo puedes angustiar. Lo saludable para su desarrollo psicológico y emocional es mantener un lógico equilibrio entre tus ausencias y presencias. El bebé debe aprender a tener confianza que si te ausentas, volverás. Se sentirá tranquilo y confiado, y de esta manera estará preparado para independizarse y explorar el mundo sin temores.
Dale los medicamentos correctamente y a tiempo. No permitas que el niño tome otros medicamentos, alcohol, o drogas ilegales. El personal de salud te puede enseñar cómo sostener al bebé y a usar goteros o jeringas correctamente.
  • No lo dejes estar en contacto con desechos humanos o de animales
  • Enseña buenos hábitos de limpieza
Hacer ejercicio regularmente les ayudará a mantener la fuerza. La mayoría de los niños que padecen del virus son activos. Sin embargo, a algunos se les tiene que animar a hacer ejercicio (si es posible, al aire libre y bajo el sol).
IMPORTANTE: Es fundamental que los padres comprendan la importancia del autocuidado como factor trascendental para poder prestar un buen cuidado al bebé.
  • Lavele las manos frecuentemente y enséñale a hacerlo en cuanto sea capaz
  • Dele una vida normal. Jugar con otros niños en su casa o en el vecindario es bueno. No existe peligro para él o sus amiguitos. El virus no se contagia en el juego y el contacto casual con amigos
  • Consultar al médico: Obsérvelo cuidadosamente y reporte cualquiera de estos síntomas: fiebre, tos, problemas para respirar o respiración acelerada, pérdida de apetito o que no aumente de peso, manchas blancas o heridas en la boca, irritación causada por el pañal y que no se mejora, sangre en el pañal o en el excremento, diarrea, vómito, si ha estado en contacto con alguien que tiene varicela, paperas, tuberculosis y otras enfermedades contagiosas.[47]


Atención Médica

Tu niño puede mantenerse sano y fuerte por mucho tiempo, por seguridad deben hacerle exámenes que monitoreen el estado de su sistema inmunológico. Este examen indica el número y porcentaje de células y ayudará al médico a decidir que medicamento es necesario dar para retardar el avance del VIH. Probablemente tu niño necesitará más medicamentos para combatir otras enfermedades "oportunistas" que le pueden atacar aprovechándose de la debilidad de su sistema inmunológico. Estos tratamientos son fuertes y pueden causarle problemas. Obsérvalo para reportar los efectos secundarios tales como: problemas para dormir, dolores de cabeza, vómito, dolor de músculos o del estómago, adormecimiento en las manos o pies, o hiperactividad.

El médico hará exámenes de sangre regularmente para evaluar la resistencia del niño contra las infecciones. Habla con él sobre otros exámenes y tratamientos que pudiera necesitar incluyendo:

  • Nuevos medicamentos y vacunas contra el VIH
  • Rayos x especiales y otros estudios para evaluar el crecimiento, el desarrollo, y el funcionamiento del sistema nervioso
  • Alimentos y leches de fórmula especiales
  • Terapia física, ocupacional o del lenguaje.

NOTA:

El tratamiento de los niños con el VIH debe de ser con participación de diversos profesionales de la salud: médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, psicólogos y nutricionistas entre otros. Dado el síndrome de desgaste con el que cursan y las infecciones de repetición, incluyendo la diarrea persistente, es muy importante el apoyo nutricional. Cuando la alimentación enteral es imposible o ineficaz, la alimentación parenteral constituye una alternativa.

Tratamiento Específico

El tratamiento antirretroviral rutinario no está indicado a niños asintomáticos con un estado inmune normal. Está indicado a niños que tengan evidencia de inmunodeficiencia (disminución de CD4) o criterios clínicos asociados al VIH, independientemente de la cuenta de CD4.

Vacunas

Los niños con infección por VIH deben de recibir todas las vacunas que tendría un niño normal de la misma edad (incluyendo la de sarampión). Las excepciones serían la inmunización antipoliomelitis de virus vivos atenuados (Sabin), la cual debe ser sustituida por una de virus muertos (Salk). En el niño con el VIH se debe de evitar el contacto con niños que hayan recibido la vacuna Sabin en las últimas dos semanas. La vacuna de BCG esta indicada sólo si está asintomático. Es indispensable la vacunación contra H. infuenzae a partir de los dos meses de edad y contra Neumococo después de los dos años de edad, por la gran frecuencia de estos gérmenes en los niños con SIDA.

Evita el contagio de enfermedades comunes, algunas no se pueden prevenir con vacunas. Estas incluyen las infecciones por bacterias y virus que causan llagas y algunos tipos de gripe o influenza que pueden debilitarlo y hacerle más difícil combatir otras enfermedades. Mantenlo alejado de Capítulo 4 personas enfermas y dile al médico si crees que ha estado expuesto o en contacto con alguien que padece de tuberculosis u otras infecciones.

Las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría son las siguientes:

  • Sarampión: Niños infectados por VIH, sintomáticos,que hayan estado expuestos a sarampión deberían recibir profilaxis con IG (0,5 ml/kg, máximo 15 ml) independientemente de su estado vacunal. Los niños asintomáticos expuestos también deberían recibir IG. En estos casos la dosis recomendada es de 0,25 ml/kg. Los niños que hayan recibido IGIV en las 2 semanas previas a la exposición y en general los que reciben IGIV cada 3-4 semanas no requieren inmunización pasiva adicional.
  • Tétanos: En el tratamiento de las heridas con riesgo de tétanos, los niños infectados por el VIH deberían recibir IG antitetánica, independientemente de su estado vacunal.
  • Varicela: Los niños infectados por VIH que están expuestos a varicela o herpes zoster deberían recibir IGVZ. Los niños que han recibido IGIV o IGVZ en las 2 semanas previas a la exposición no requieren inmunización pasiva adicional.48


Referencias Bibliográficas:
[1] Enfermeras. Universidad de Caldas. Manizales.2010.
[47] Cuidados del bebe recién nacido.URL disponible en: http://embarazo10.com/2007/11/19/cuidados-del-bebe-recien-nacido/nov 19 de 2007
[48] Conducta a seguir ante un recién nacido VIH(+) .Alfonso Delgado Rubio. Conductarnvih+.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada